Logo Celestino

¿Quién es SPYMP?

Fecha: 25 septiembre, 2021 Categorías: Abanca | EVO FINANCE


SPYMP (Servicios Prescriptor y Medios de Pago) es otra de las figuras del  tablero de la usura y la falta de transparencia. Otra más. Más de lo mismo.

Vamos a presentarlo.

De 2010 a la actualidad

Para conocer el origen de SYMP, antes EVO y antes  MBNA AVANTCARD, hay que remontarse a 2010 con la fundación de la marca EVO.

La sonada crisis del 2008 obligó a las Cajas de Ahorro a fusionarse y a llevar a cabo varias reestructuraciones. Fruto de las mismas surgió Nova Caixa Galicia Banco que, de limitar su negocio a Galicia, Asturias y León, decidió aventurarse al resto de España. En ese momento nació Evo Banco.

Por otra parte, Nova Caixa Galicia, que operaba exclusivamente en esas  tres comunidades, pasó a denominarse ABANCA y, al igual que EVO,  a actuar en todo el territorio nacional.

Entre 2012 y 2013 se produjo la adquisición de Fracciona (Finanmadrid , S.A.U.) y AvantCard España (Avant Tarjeta, E.F.C., S.A.U.), entidades especializadas en financiación al consumo, por parte de la consultora estadounidense Apollo Global Management.

Fracciona y AvantCard España se fusionaron en el año 2016 en una única compañía, EVOFINANCE E.F.C., S.A.U, una empresa especializada en soluciones de financiación al consumo.

En septiembre de 2019, la denominación social cambió a Servicios Prescriptor y Medios de Pagos E.F.C., S.A.U (SPYMP)

¿Cómo funciona?

SPYMP no es una entidad bancaria como tal, sino un establecimiento financiero de crédito y entidad de pago. Esto significa  que puede ofrecer productos de financiación y tarjetas, pero no puede dar servicios de inversión.

El Banco de España sancionó  el pasado mes de mayo a Servicios Prescriptor y Medios de Pago EFC SAU (antigua Evo Finance) con 810.000 euros por dos infracciones graves cometidas entre el 1 de julio de 2016 y el 30 de junio de 2018. Según  el supervisor, se le impuso una multa por importe de 270.000 euros, tras la aplicación de una reducción del 40%, por la comisión de una infracción grave relativa a la falta de la debida antelación en la entrega de la documentación precontractual. Además, por deficiencias en el cálculo de la TAE incluida en la documentación contractual por no tener en cuenta en dicho cálculo determinadas comisiones.

Esta entidad también ha sido objeto de otra sanción económica por parte del Banco de España de 540.000, también reducida en un 40%, por aparejar a la financiación para la compra de bienes y servicios la concesión simultánea de una línea de crédito. Es decir, por endosar al consumidor un “dos por uno”. Una tarjeta de crédito ligada a la financiación inicial, cuyo uso incentivaba la entidad, con unos intereses bastante más elevados y una forma de amortización muy diferente a la que el cliente pretendía originariamente.

Además, el organismo señala que, en el documento de Información Normalizada Europea, los detalles de la línea de crédito aparecían mezclados con los del préstamo.

¿Cómo son los contratos de SPYMP?

Los contratos de SPYMP se declaran diariamente nulos por usura y falta de transparencia en juzgados de todo el territorio nacional.

No es de extrañar porque la entidad financiera refleja en los extractos y liquidaciones mensuales del contrato de línea de crédito un tipo de interés teórico (CER). Debido a esto,  el cliente no se apercibe de la carga real jurídica y económica que soporta pues se oculta  que dicho porcentaje no incluye el seguro (de protección de pagos) del saldo deudor pendiente de pago tras cada liquidación mensual.

El CER (Coste Efectivo Remanente) es un dato que indica el coste de un préstamo teniendo en cuenta exclusivamente el plazo pendiente hasta su vencimiento. Incluye, asimismo los costes que resten por pagar, considerando que la operación sigue su curso normal.

Todo esto, aplicado a un contrato de crédito “revolving” DE CARÁCTER INDEFINIDO, sometido a continuas reutilizaciones y amortizaciones del crédito, que modifican el saldo deudor pendiente de pago y alteran el plazo del vencimiento, NO ES REAL. No lo es porque no refleja ni informa realmente al prestatario, de manera transparente, sobre el coste real POR LA TOTALIDAD DEL CRÉDITO REALMENTE DISPUESTA. 

A lo anterior, debe añadirse el hecho de  que SPYMP excluye del cálculo del coste real del crédito (TAE) el importe de la prima del seguro de protección de pagos (que calcula mensual y porcentualmente en función del saldo deudor acumulado pendiente de pago).

De este modo, ofrece al prestatario una información parcial y deformada del coste del crédito, reflejando un tipo de interés (C.E.R.) que no guarda relación con la totalidad del coste económico soportado (por TODOS los conceptos devengados), ni del plazo de tiempo que resta para la amortización total de la deuda. Una mezcla de factores que resulta muy conveniente a los intereses  del prestamista.

Este tipo de contratos como los de SPYMP constituyen la antítesis de la transparencia e impiden al prestatario comprender la carga jurídica y financiera que asume.

El consumidor no comprende la carga financiera que asume

El cálculo de los intereses aplicados a los contratos de SPYMP resultan DE IMPOSIBLE COMPRENSIÓN PARA ALGUIEN QUE NO TENGA CONOCIMIENTOS FINANCIEROS.

Las liquidaciones mensuales y el histórico y progresivo saldo deudor pendiente de pago,  ininteligibles e indescifrables. Nadie (y menos un consumidor medio), partiendo de las estipulaciones del contrato relativas a la fórmula de cálculo de los intereses ordinarios y la cuota mensual, puede comprender (y menos explicar) los cálculos de cada extracto y liquidación mensual.

El consumidor no entiende  la carga jurídica y financiera que está asumiendo. Hablamos de pura resignación contractual, no de consentimiento informado, y menos aún de negociación contractual. El consumidor puede escoger fórmulas de pago predispuestas por la entidad financiera (reducir la cuota mensual, establecer un pago fijo, efectuar amortizaciones parciales y/o totales, etc).

Sin embargo, las DIVERSAS OPCIONES DE PAGO, a través de fórmulas férreamente predispuestas que convienen a los intereses del prestamista, no comportan COMPRENSIÓN FINANCIERA (menos aún jurídica).

El usuario ignora completamente que el alivio económico inmediato, a través de la reducción de la cuota mensual, estrangula la amortización de capital (prácticamente sólo se pagan intereses) y eterniza la deuda, convirtiéndose en deudor cautivo

Por si lo anterior fuese poco, SPYMP  capitaliza los intereses y comisiones. Y como tiene dicho con reiteración el Tribunal Supremo y el propio Tribunal de Justicia de la Unión Europea,  lo anterior no es lícito si el consumidor no tiene una “comprensibilidad real” de lo que firma.

El consumidor tiene que poder entender “la carga económica real del contrato”.

Muchos contratos de SPYMP tienen una TAE claramente usuraria, sin que concurra circunstancia alguna que justifique dicho interés tan notablemente superior al normal.

Otros, la mayoría, no cumplen los más mínimos estándares de transparencia, lo que de una u otra manera comporta que el contrato sea nulo, y que la entidad tenga que restituir al consumidor lo que este haya abonado por encima de la suma financiada.


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


Artículos Relacionados

-->