Logo Celestino

¿Quién es Hoist Finance?

Fecha: 22 septiembre, 2020 Categorías: Fondos buitre | Hoist Finance | Tarjetas revolving | WiZink


Hablar de Hoist Finance es hablar de fondos buitre y procesos monitorios. También, de un nuevo frente judicial para las entidades financieras, que está aumentando exponencialmente por las cesiones de crédito de éstas  a los fondos buitre ,  y del que pueden salir muy mal parados unos y otras.

Hoist Finance Spain S.L e Invest Capital Malta S.L. son los dos principales fondos buitre que están interponiendo demandas de procesos monitorios masivos  en España contra clientes que tienen «supuestas» deudas pendientes. 

El primero es el que está comprando los créditos que WiZink considera poco viables o que dejaron de cobrar (a veces después de haber sangrado al cliente por años cual sanguijuela. El segundo, por su parte, está adquiriendo las deudas cedidas por Carrefur,  Oney y otras financieras.

¿Qué es un proceso monitorio?

Se trata de un procedimiento especial cuyo objeto es la resolución rápida de conflictos jurídicos en los que no existe contradicción. Esta fórmula surgió para combatir los problemas de impagados que se producen en un elevado porcentaje de transacciones comerciales.

Sin embargo, estas entidades utilizan el monitorio de forma tramposa y para reclamar una “pretendida deuda legitima” derivada de una tarjeta revolving, cuando lo anterior NO es cierto, es un mero TRAMPANTOJO, una apariencia de deuda legitima, pero sólo eso, apariencia sin fundamento real.

Nos explicamos

Wizink le cede a Hoist una supuesta deuda del cliente. Pero ¿de dónde sale esa deuda? Pues de un contrato usurario. La deuda se ha generado de forma ficticia aplicando intereses de usura durante toda la vida del contrato.  Wizink NO le vende al fondo el contrato, sino que le vende un saldo deudor, lo que, según Wizink, el cliente le debe por la tarjeta. En palabras llanas, Wizink le dice a Hoist: “Tengo un cliente que por la tarjeta de crédito me debe 3000 euros. Te vendo ese crédito, y se la reclamas tú. Te lo vendo baratito… a 50 euros, en un paquete de 5000 deudas que me está costando cobrar”.

Hoist dice: “Vale, te lo compro y… oye con que una quinta parte de esos  5000 deudores me pague… recupero la inversión ampliamente….y gano mucha pasta”

 Ese es el juego.

¿Cuál es el talón de Aquiles de unos y otros? Que todo está montado sobre humo.

Es verdad que cuando a los clientes les llega una demanda de HOIST se asustan. Que si Wizink le vendió el crédito ante notario, con esos nombres tan largos y extraños de algunos fedatarios públicos, con muchos guiones entre apellidos, que si ¡mira que tocho de demanda!

Pero toda esa construcción muy aparente y efectista de la demanda que impresiona por su grosor es inútil, porque lo que hace Wizink es vender un crédito derivado de un contrato usurario y por tanto  nulo. Así que la demanda, muy aparente, es puro detritus jurídico. De algo NULO no sale algo VÁLIDO. Quien se oponga a la demanda de monitorio VA A GANAR.

Lo que no puede hacerse es utilizar la técnica del avestruz ante el problema. Hay que coger la sartén por el mango y oponerse dentro del plazo de 20 días, porque si no lo haces, entonces la apariencia sin base se convierte en embargo contra tus bienes. Así de crudo. Todo esto lo conoce la financiera y el fondo buitre y por eso se juega con la estrategia de los grandes números.

Vamos a explicarlo con un caso concreto.

Un ejemplo práctico de proceso monitorio

Nuestro cliente formalizó el contrato de una tarjeta revolving con Citibank en abril de 2013, que después pasó a ser Banco Popular y finalmente WiZink. Este último le cedió la supuesta deuda, no el contrato, a Hoist Finance el 13 de diciembre de 2017 dentro de una venta de cartera de derechos de crédito más amplia.  

Según WiZink, este usuario debía 3509 euros. Un saldo deudor que es ficticio porque es el resultado generado durante la vida del contrato por la aplicación de intereses usuarios.  En concreto, una TAE del 26,82%, según figura en el  contrato inicial,  en caso de aplazamientos de pagos.

WiZink piensa que va a tener problemas para cobrarlo y se lo cede a Hoist a precio de ganga para que lo reclame.

Contrato nulo y nulidad derivada

Sin embargo, y aquí es donde viene La chicha del asunto, ESTAMOS ANTE UN CONTRATO NULO,  de acuerdo con la sentencia del Supremo de 4 de marzo de 2020.

Al ser nulo, la cesión de pago nulo no puede generar algo válido, por lo que no existe ninguna base para reclamar esos 3500 euros, por mucho grosor que tenga la demanda.

¿Qué alega Hoist? Es que WiZink me vendió….  Te vendió humo, nada, detritus.

¿Cómo funcionamos?

Una vez que al cliente le llega esta demanda, nosotros nos oponemos dentro del plazo fijado. Posteriormente, solicitamos la nulidad del contrato original de Wizink y de la nulidad derivada del contrato de cesión de crédito a favor de Hoist.

Como consecuencia de nuestra oposición, posterior demanda y acumulación en un único procedimiento, conseguimos no sólo cargarnos la reclamación de Hoist. Logramos NO SOLO EVITARLE AL CLIENTE EL PAGO DE 3500 EUROS, Y EVITAR EL EMBARGO DE SUS BIENES,  sino anular la tarjeta de crédito original de Wizink. Además, que se devuelva al cliente todo lo que haya pagado por encima de la suma financiada.

Se puede, pero hay que defenderse cuanto antes para evitar que una deuda sin fundamento nos arrolle.

El consumidor puede librarse de los buitres, pero hay que actuar con rapidez y defenderse contundentemente.

EN DEFINITIVA, no hay que dejarse amedrentar por este tipo de demandas porque no tienen fundamento, y el consumidor puede cargarse tanto el contrato del que derivan como esa supuesta deuda derivada de la usura.

Se va a librar de una reclamación de unos miles de euros y probablemente Wizink le tenga que devolver dinero.  Un nuevo JAQUE MATE A LOS BUITRES y a las financieras que consideran que los consumidores somos carroña.


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *