Logo Celestino

Impresiones «revolving» 2023, resumen del año

Fecha: 5 enero, 2024 Categorías: Anatocismo | Falta de transparencia | Sentencia 4 marzo 2020 | Tarjetas revolving


Finalizado 2023, es momento adecuado para exponer las impresiones más destacadas en materia de revolving que han marcado el año recién finalizado.

Lo más relevante ha sido la sentencia del Supremo de 15 de febrero de 2023, que establece que sólo se consideran usurarios aquellos contratos que excedan en 6 puntos “la media del producto”.

Esta resolución ha llevado a replantear varias cuestiones.

En la de febrero se cita directamente la sentencia de 4 de marzo de 2020, sentencia asunto WiZink en la que defendí a la consumidora, y en la que se afirma que  ese contrato de la sentencia de 4 de marzo se consideró usurario porque había una diferencia de 6 puntos.

 Algunas sentencias de Juzgados de Instancia y Audiencias interpretan esto “como hace el VAR  con los fueras de juego”, es decir,  tirando las líneas. Así que, si la diferencia es 5,92, hay sentencias que dicen “que el préstamo es muy caro, pero no es usurario”.

Desde mi punto de vista eso es un disparate. ¿Qué un contrato al 27,24% de 2014 no sea usurario porque “la media del producto» estaba al 21,17% y se le suman 0,20 por las comisiones, o sea, 21,37 más 6 puntos hasta alcanzar 27,37? Decir que el contrato en 2014 solo es usurario si supera el 27,37%  es de traca a casi un 30% de interés (con anatocismo). ¿Cómo se ha podido llegar a esta situación tan ridícula?

¿No decía textualmente la sentencia de 4 de marzo de 2020 que “cuanto más elevado sea el índice a tomar como referencia en calidad de ` interés normal del dinero´ menos margen hay para incrementar el precio de la operación de crédito sin incurrir en usura?

 En el caso del ejemplo (año 2014)  “el índice” de la sentencia de 15 de febrero (19,32% en 2010 y antes) se ha incrementado hasta el 21,17%,  en un 1,85%. ¿Eso no se tiene en cuenta a la hora de aplicar los 6 puntos?

Y, además, en el caso de 4 de marzo no había 6 puntos exactos de diferencia.  Había 5,73. Se puede comprobar en la sentencia publicada en el CENDOJ. Así que, si esto de los 6 puntos es por lo que se dijo en la sentencia de 4 de marzo de 2020, ¿los seis puntos son al milímetro o son  aproximados?

Esta regla para no pensar en las circunstancias  de la contratación, derogando parcialmente lo que dice una ley vigente, no tiene un pase.

Las tarjetas revolving son puro crédito al consumo

Pero la crítica de esta sentencia de 15 de febrero 2023 es más profunda, y afecta también a la propia sentencia de 4 de marzo de 2020.

En 2020 el Tribunal Supremo dijo que «hay que comparar las tarjetas de crédito no con los créditos al consumo, sino con la media del producto», ¡como si las tarjetas fueran algo distinto al crédito al consumo!.

 Esto es un error. Una tarjeta de crédito no es un producto distinto al crédito al consumo. Es puro crédito al consumo, y hacer esa segmentación y decir que no es crédito al consumo va contra el derecho comunitario. Ni en la Directiva de 2008 sobre crédito al consumo ni en la actual se excluyen las tarjetas de crédito como si fuesen algo distinto al crédito al consumo.

Es más, es que toda tarjeta de crédito, en aplicación de la directiva y de la propia Ley de Contratos de Crédito al Consumo, lleva consigo una información normalizada europea sobre crédito al consumo. Por lo tanto,  alguien debería consultar al Tribunal de Justicia de la Unión Europea si es conforme con el Derecho de la UE una jurisprudencia según la cual una tarjeta de crédito no deba considerarse crédito al consumo a fin de determinar si se trata de un crédito usurario.

En mi opinión,  un contrato de tarjeta de crédito es una de las múltiples formas del crédito al consumo  porque, si no es crédito al consumo, ¿qué es entonces? Es crédito al consumo puro y duro, y compararlo con otra cosa es puro artificio.

Falta de transparencia, una derivación de la sentencia de 15 de febrero

Además,  ¿en manos de quién se deja el índice de comparación? La tabla 19.4 es solo una recopilación estadística. Únicamente eso. La verdad es que la sentencia de 4 de marzo de 2020 supuso una caída de esa media ya que pasó del 21,17% en 2014 al 17,85% en mayo de 2021.  Las entidades se colocaron justo por debajo del 20%, lo que ya era un negociazo,  pero ahora que se dice que un contrato al 27,24% puede no ser usurario se deja al zorro con las llaves del gallinero.

El BDE solo recopila, así que la sentencia de 4 de marzo de 2020 resulta  en este aspecto de un “neoliberalismo naive”  que emocionaría al mismísimo Adam Smith. La sentencia cree a ciegas en el mercado, en que hay una “mano invisible” que hace que el mercado se regule a sí mismo y que la competencia hace que “la media sea la mas baja”. Eso implica  suponer que no existen “carteles” ni “trust”,  y eso es mucho suponer en vista de la propia jurisprudencia de los últimos años.

La reacción que ha derivado de esta sentencia de 15 de febrero de 2023 ha sido el hecho de que gran parte de las Audiencias han empezado a considerar que la mayoría de los contratos revolving, aunque no sean usurarios, sí carecen de transparencia. La falta de transparencia formal (falta de incorporación) ya se reconocía con bastante facilidad. Más duro ha sido que se acepte la falta de transparencia material.

Sin embargo, esta idea ha ido calando poco a poco. La Audiencia más resistente a estos argumentos ha sido y sigue siendo la Audiencia de Madrid, que en muchas sentencias dice en pocas palabras que, si la TAE se lee y no está escondida, cualquiera puede entender la carga económica del contrato. Esta solución es totalmente superficial. Por suerte, la sección 25 bis de la AP de Madrid  ha comenzado a dictar muchas sentencias en las que tiene en cuenta los argumentos que llevamos años defendiendo en pocas palabras:

La falta de transparencia material en el revolving deriva del anatocismo y anatocismo impropio, del pago de cuotas bajas que se vende al cliente como una ventaja y de la nula información precontractual sobre cómo se relacionan estas dos cuestiones.

El anatocismo convierte los contratos revolving en basura financiera

El anatocismo puede ser un pacto lícito, pero hay que resaltarlo, explicarlo y simularlo y de eso nada de nada. En ocasiones,  se mete de rondón en los contratos la capitalización de intereses como si fuera algo sin importancia. Otras  veces NO SE DICE nada sobre esto y tienes que hacer un esfuerzo para comprobar, a través de los recibos,  que los intereses que se van generando mes a mes, las comisiones y los gastos  van todos a parar al saldo deudor,  que es al  que se aplica el interés. Y sobre esto  hay cero información comprensible, cero simulación. Todo ello  convierte  los contratos revolving en contratos tóxicos. Basura financiera.

Eso es lo que genera el “efecto bola de nieve” y deudores cautivos en la terminología de la sentencia de 4 de marzo de 2020.

Un amigo mío, que siempre ve la botella medio vacía, afirma  que el empeño del Tribunal Supremo -que no se oculta en la sentencia de 15 de febrero de 2023- de terminar con el escenario de litigiosidad va a hacer que en breve se dicte una sentencia que diga que los contratos revolving son plenamente transparentes.

Por mi parte, como creo en la Justicia y el Derecho,  yo no considero que eso llegará a ocurrir.

Por último, en materia de estrategia frente al revolving, otra cosa que se está haciendo es justificar pericialmente que las TAE de los contratos revolving son aparentes y no reales. Existen informes periciales que justifican que contratos revolving con una TAE aparente del 21,99% tienen una TAE real del 37%.

 La cuestión es que, de momento, las entidades no están contradiciendo esos informes y se están dictando sentencias favorables al consumidor. Esta es otra vía a explorar. Las calculadoras del BDE ya apuntaban que, efectivamente, esto era así. Pero constatarlo con un informe pericial es posible y hay que seguir por ese camino también.



Warning: Undefined variable $url in /home/customer/www/celestinoabogado.com/public_html/wp-content/themes/celestino/functions.php on line 227

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad